ENFERMEDADES DE LAS ENCÍAS: gingivitis y periodontitis

Las más frecuentes son, sin duda, las conocidas como las enfermedades periodontales: la gingivitis —más leve— y la periodontitis —más grave—. En la gingivitis la encía está roja, hinchada y sangra con el cepillado dental, pero no hay afectación de los tejidos de soporte del diente. En la periodontitis —piorrea—, por el contrario, además de los signos inflamatorios de la gingivitis, se produce una destrucción irreversible del hueso que sujeta al diente.

En algunos pacientes, a medida que progresa la periodontitis, se les separan los dientes del frente incisivo anterior debido a la inestabilidad dental que aquélla causa, con el consiguiente deterioro de la apariencia de los dientes y de la sonrisa. De hecho, no es infrecuente que la aparición de estos espacios, acompañados de movilidad de los dientes, sea el motivo de que el paciente afectado visite a su dentista y averigüe que tiene las encías enfermas.

La periodontitis no afecta en un mismo paciente a todos los dientes por igual, progresa de forma continuada, con breves episodios de empeoramiento y a veces de remisión, y si no es tratada, los dientes pueden acabar perdiéndose.

Las enfermedades de las encías se encuentran entre las más frecuentes de la especie humana. La gingivitis afecta a la casi totalidad de la personas, tanto niños como adultos. Por su parte, aunque la periodontitis es muy infrecuente en niños, a partir de los 35 años uno de cada dos adultos la padece. Además, cuanto más joven sea la persona en el momento de aparecer la enfermedad, más severa será la periodontitis y más cuidados requerirá. Y afecta por igual a hombres y a mujeres.

El primer signo que nos avisa de que tenemos problemas es el sangrado de las encías al cepillarnos. Es más, algunas personas, al ver que le sangran las encías cada vez que se cepillan, en lugar de intensificar el cepillado de los dientes, y sobre todo de las encías, hacen lo contrario. Evitan que el cepillo «toque» la encía, con lo cual, al acumularse más placa, la inflamación aumenta todavía más.No debe confundirse el descarnamiento que produce en los dientes la periodontitis con el que causan las recesiones gingivales. En éstas, la encía y el hueso que ésta cubre, se pierden sólo por la cara del diente que vemos descubriendo parcialmente la raíz del diente afectado.

Comments

  1. yecenia says:

    las personas que sufren de periodontitis pueden utilizar frenillos, por la perdidad de espacio

  2. Jaume Janer says:

    Yecenia:
    no estoy seguro de a qué te refieres con frenillos? Cepillos interproximales?
    ;-)

Comenta

*