HIGIENE DENTAL DURANTE LA ORTODONCIA: cómo limpiarse los dientes

Una buena higiene oral es imprescindible para prevenir las enfermedades periodontales, pero en personas predispuestas no será suficiente. Por ello debe acompañarse de revisiones dentales periódicas por el dentista o periodoncista para en el caso de presentarse se las diagnostique precozmente. A diferencia de la caries dental, la dieta no parece tener relación alguna con la enfermedad periodontal.

El cepillado dental en el paciente periodontal no es suficiente para obtener un nivel de higiene óptimo ya que no alcanza los espacios interdentales. Para ello el hilo dental resulta ser tremendamente eficiente, a pesar de que inicialmente su utilización resulta algo engorrosa.

Idealmente, debería eliminarse toda la placa bacteriana una vez al día combinando el cepillado y el hilo dental, preferiblemente después de la última comida del día, ya que al no haber ingesta posterior de alimentos, se consigue mantener el periodonto y los dientes libres de placa casi la mitad de la duración del día.

Con el tratamiento de ortodoncia en marcha, la eliminación de la placa se hace sensiblemente más laboriosa y el hilo dental es mucho más engorroso de pasar entre los dientes posteriores –por detrás de los caninos. Lo recomendable es hacer una exhaustiva sesión de higiene por la noche, después de la última ingesta de alimentos, pasando, primero, un hilo dental especial entre los dientes anteriores de ambas arcadas y, a continuación, realizando un cepillado dental de unos dos minutos de duración de los dientes, las encías y los aparatos con un cepillo dental eléctrico.

Los cepillos interdentales, -pequeñas escobillas con cerdas- serán muy útiles para completar la limpieza dental entre los brackets y el arco de ortodoncia, pero no se utilizarán para limpiar entre los dientes –su función principal- en personas con encías sanas para evitar el riesgo de acabar lastimando las papilas interdentales. En el resto de las comidas, los pacientes realizan un cepillado dental rápido para eliminar los posibles restos de alimentos que hayan quedados retenidos y sentirse así más cómodos.

Existen en el mercado una gran variedad de cepillos manuales plegables o cepillos eléctricos con pilas muy prácticos para realizar la higiene dental fuera de casa, en el trabajo o en durante los viajes. Las higienes profesionales periódicas, combinadas con el repaso de la higiene que se realizará en muchas de las visitas de ajustaje de la aparatología de ortodoncia, ayudarán a mantener un nivel de placa dental bajo y un periodonto sano.

  • Ortodoncia Lingual: con la ortodoncia lingual, la parte externa de los dientes no requieren ningún cuidado extra ya que están libres de aparatos. La parte interior de los dientes, la que limita con la lengua, y por otra parte la más resistente a las caries, es a la que hay que dedicarle todo el esfuerzo. Hay que orientar adecuadamente el cepillo dental eléctrico para que pueda acceder a la mayoría de las superficies de los brackets y de los dientes. El espejo dental intraoral -se entrega en la clínica- es muy útil para comprobar el resultado del cepillado así como para aprender a manejarse en el uso del hilo dental y de los cepillos interproximales, más difíciles de utilizar con la aparatología por lingual.

Comenta

*