Posts sobre

Placa bacteriana

Si me cepillo mucho ¿es mejor para las encías?: recesiones gingivales

Con el tiempo, un exceso de cepillado dental puede acabar ocasionando un desgaste de las encíasrecesión gingival

Recesiones por cepillado

La eliminación de la placa dental una sola vez al día es suficiente para mantener la salud gingival. No está demostrado que cepillarse después de cada comida sea mejor. Además, el cepillado dental no suele eliminar completamente la placa (restos) acumulados “entre” los dientes –troneras dentales. El mejor medio para conseguirlo es con el hilo dental o mejor, con cinta dental encerada.

Hagamos cálculos: imaginaros que una persona de pongamos 30 años se cepilla los dientes entre 4 y cinco veces al día y cada vez invierte 2 minutos de tiempo. Después de un año, se habrá cepillado entre 48 y 60 hs. Si a esto añadimos que esta persona tenga un tipo de encía fina (con poco grosor), lo más probable es que al cabo de unos pocos años ya empiece a presentar retracciones de las encías en mayor o menor grado como las de la imagen que presentamos.

De lo que se trata es de eliminar, una vez al día, la mayor cantidad posible de placa bacteriana de los dientes y de las encías sin lastimarlas, preferiblemente antes de acostarnos, combinado una buena técnica de cepillado y la utilización del hilo dental

¿ Se pueden usar cepillos eléctricos durante la ortodoncia?

Por supuesto que sí. Recomendamos a nuestros pacientes con ortodoncia fija, lingual y exterior, el uso del cepillo eléctrico durante su tratamiento porque facilitan la remoción de la placa de los dientes con brackets.

Dedicando el mismo tiempo al cepillado, con el cepillo eléctrico conseguiremos eliminar más placa. El movimiento rotatorio de la fibras del cepillo eléctrico y su cabezal más pequeño lo hacen más efectivo. Y no despegan los brackets.

El cepillado eléctrico debe completarse con el uso de los cepillos interproximales –entre los bracket, no entre los dientes, como es su función original- y, en la medida de lo posible, del hilo dental SuperFloss©.

La misma recomendación se aplica a la ortodoncia lingual. El cabezal deberá orientarse de manera adecuada para acceder a las superficies interiores de los dientes. Con la ayuda de un espejo intraoral dental, los pacientes podrán revisar al momento la eficacia del cepillado realizado.

¿Se puede hacer una limpieza dental durante el tratamiento de ortodoncia lingual?

Durante el tratamiento de ortodoncia lingual es imprescindible mantener una higiene dental óptima para evitar la inflamación de las encías, que podría dificultar temporalmente la continuación del tratamiento. Con la ortodoncia lingual, al estar los brackets pegados por detrás de los dientes, la higiene bucal diaria es más laboriosa. Como ya hemos explicado en un post anterior, se recomienda el cepillado después de cada comida y hacer una exhaustiva sesión de higiene por la noche, con el cepillo dental eléctrico, los cepillos interproximales y en la medida de lo posible, hilo dental especial Superfloss©  en los dientes anteriores.

Proceso de una higiene dental durante el tratamiento de ortodoncia lingual_JanerOrtodoncia

Sin embargo, a pesar de mantener una limpieza dental óptima, el aparato de ortodoncia lingual va a impedir la eliminación completa de la placa de la cara interna de los dientes. Con el tiempo la placa se endurece y se convierte en cálculo dental, más conocido como sarro. Su remoción sólo es posible con una higiene dental profesional mediante un equipo de ultrasonido.

Con ortodoncia  lingual los pacientes necesitan hacer limpiezas profesionales con más frecuencia –de tres a cuatro veces al año. Es importante que el profesional que las lleve a cabo esté familiarizado con el aparato para que las realice con precaución y evite despegar algún bracket. En nuestra clínica, en cada visita de revisión aprovechamos para repasar la higiene de nuestros pacientes.

Periodontitis, Piorrea ¿Qué es la Enfermedad Periodontal?

Es una enfermedad que afecta al 90% de la población por encima de los 35 años y es la primera causa de pérdida de dientes en la población mundial. La enfermedad periodontal es una enfermedad que afecta a las encías y al hueso que soportan los dientes.

periodontitis

Las bacterias presentes en la placa dental causan la enfermedad periodontal. Si no se retiran la placa se endurece y se convierte en cálculo (también conocida como sarro).

Las toxinas que producen las bacterias irritan las encías. Al permanecer las toxinas durante un tiempo, provocan que las encías se desprendan de los dientes y se forman bolsas periodontales, las cuales se llenan de más bacterias.

Conforme la enfermedad avanza, las bolsas se extienden y la placa penetra más y más hasta que el hueso que sostiene al diente se destruye. Finalmente, el diente podrá perderse o necesitará ser extraído.

esquema-periodontitis-2

Pese a quelas bacterias son las únicas que pueden causar la enfermedad periodontal, hay otros factores que pueden empeorarla como son: la herencia, el tabaco, el estrés, la diabetes y la obesidad.

  • Síntomas y señales de alerta. En ocasiones la enfermedad periodontal puede progresar sin ningún síntoma ni dolor, en otras ocasiones el paciente puede detectar estos síntomas: encías blandas, inflamadas o rojizas. Sangrado al cepillarse o al pasar el hilo dental. Encías que se desprenden de los dientes. Dientes flojos o separación entre los dientes anteriores. Pus entre la encía y el diente, abcesos y flemones. Mal aliento continuo. Cambio en la forma en la que los dientes se encajan al morder. Aumento de la sensibilidad dentaria, sobretodo al frío.
  • Tratamiento: El objetivo del tratamiento es eliminar la infección que produce la enfermedad. Una vez controlada la infección, el proceso destructivo del hueso se detiene y de este modo se pueden conservar los dientes y los tejidos periodontales sanos. En algunas ocasiones, disponemos de técnicas de tratamiento encaminadas no solo al control de la infección, sino también a la regeneración del hueso y encía destruidos.

La periodontitis representa un importante factor de riesgo para las enfermedades del corazón, diabetes y los embarazos prematuros.

Autor: Dr. Jose Nart, periodoncista